STAY AWAKE

Los Mejores Juegos de 2019 (GOTYs)

 

 

 

2019 ha sido el año de resurrección de STAY/AWAKE.

 

Un año maravilloso en el que nos hemos hecho más grandes y fuertes, hemos dado el salto a dos nuevas plataformas como Twitch y Spotify… y seguimos con hambre de crecer.

 

Como cada año os traemos los mejores juegos a los que hemos podido jugar, incluidos los de nuestros nuevos miembros.

 

Toma asiento y disfruta como lo hemos hecho nosotros jugando y hablando sobre ellos.

 

¡FELIZ AÑO A TODOS!

 

 

 

5º – Fire Emblem: Three Houses

 

 

Antes de todo he de decir que este ha sido mi primer Fire Emblem (El de móviles no lo voy a contar) y creo, CREO, que he entrado por la puerta grande.

 

Desde el primero minuto me he visto atrapado en su estética, en su sistema jugable por turnos (Siendo un genero que me apasiona de toda la vida) y sobre todo en su concepto.

 

Quiero creer que en esta ocasión, FE:TH ha conseguido empastar muy bien varias mecánicas de diferentes géneros. No puedo evitar pensar en como bebe de «Persona» en el desarrollo de las relaciones con los otros personajes del juego, punto que considero CLAVE en el juego.

 

Dejando de lado su mecánica de combate, que con sus peros considero bastante sólida, creo que profundizar en las relaciones con tus alumnos o NPCs, conocerlos a fondo y sacar el mayor partido de estos conocimientos es lo que hace que FE:TH sea lo que es, un juego en el que sientes esa hermandad a la hora de afrontar todos los retos que más adelante el juego te pone en el camino.

 

Conocer las cualidades e inquietudes de tus alumnos te ayuda a hacerte una idea del tipo de personaje que es y, sobre todo de que puede llegar a ser. Fácilmente te ves atrapado en su pozo de horas gestionando alumnos, llevándoles por unos caminos u otros en su desarrollo, haciéndote tus cábalas en sus roles mientras los conoces más a fondo… Y a mi esto verdaderamente es lo que más me ha gustado de este título.

 

Con una historia lo suficientemente interesante como para generar interés, de la mano de sus mecánicas de combate táctico super divertido y las relaciones interpersonales que el juego ofrece creo que Fire Emblem: Three Houses es sin duda uno de los juegos más interesantes de 2019 y uno de los mejores títulos de Nintendo Switch.

 

Con vuestro permiso, me subo al carro de la saga… De la mano de Edelgard y Dimitri.

 

 

4º – Resident Evil 2

 

 

Creo que lo que hace verdaderamente grande al remake de este «CLASICAZO» es la redirección de ese enfocado concepto survival horror que tenía el juego original hacia una ruta similar con unas directrices más frescas.

 

Consigue algo brillante, que la presencia del Zombie sea digna, dejando de lado completamente el nuevo y feo concepto de meter hordas y hordas de zombies para sentirte jodidamente aterrado y acorralado, RE:2 consigue esto con un solo zombie, como hacían los juegos clasicos pero de manera completamente renovada a nuestro tiempo. Su mecánica jugable nos hacen sentir verdaderamente vulnerables a cualquier enemigo que tengamos delante, ya sea mediante el tronco superior de un enemigo previamente partido, pasando de puntillas frente a un Licker para que no nos escuche, o frente al brillante Mr. X.

 

Todo el primer tramo de la comisaría es prácticamente redondo, sus puzzles, sus laberintos y como se da la todo la vuelta cuando el juego hace click… Es verdaderamente increíble.

 

Si bien es cierto que el segundo tramo en las cloacas flojea bastante, pero tiene un punto de perdón viniendo de donde viene y siendo lo que es, un remake.

 

También quiero hacer mención al maravilloso motor RE ENGINE (Que también hemos visto este año en DMC5) y en como consigue un apartado visual espectacular y completamente necesario para que esta obra tenga el peso que tiene.

 

Por los mejores Zombies de la generación, por esa atmósfera lograda, por refrescar el concepto clásico, y por respetar tantísimo la obra original… RE:2 es sin duda uno de los mejores juegos del año.

 

 

3º – Dragon Quest Builders 2

 

 

La verdad es que me cuesta por donde empezar a hablar de todo lo que me ha gustado la secuela de uno de los juegos que también me fascinaron, Dragon Quest Builders.

 

Es posible que por su compleja sencillez a la hora de fusionar unas mecánicas formidables de construcción, farmeo, cosecha y crafteo, con una limpieza y optimización digna de sentar cátedra.

 

Es posible que sea por haber tenido esa MAGNIFICA idea de que no exista el dinero, simplemente el agradecimiento de los amigos en forma de corazoncitos que vas recogiendo.

 

Es posible que por sus aires de mazmorreo y exploración que recuerdan a los primeros Zelda, o por como vas descubriendo la verdad en toda esta larga historia.
Pero la verdad es que lo más importante son las sensaciones que tienes jugando.. Y sobre todo, al terminar el juego.

 

No se me ocurre otra palabra que no sea TERNURA. El cariño que terminas cogiendo a todos y cada uno de los personajes que ayudas a salir adelante, (y que luego te siguen al fin del mundo para devolverte ese favor) es inmenso. La sensación de agradecimiento en este juego es completamente tangible y eso es algo que en este medio cuesta muchísimo encontrar.

 

Esa ternura es el nexo de unión de todos y cada uno de los fantásticos elementos del juego, que acaban empastando de manera perfecta.

 

Todo este conjunto de cosas también genera una completa adicción a seguir jugando, a terminar de ayudar en una aldea o, sobre todo, a ponerles las cosas un poco más fáciles a esos aldeanos, a darle rienda suelta a tu creatividad en tu cajón de arena particular, (en el que se llegan a ver verdaderas locuras arquitectónicas, por que este juego, da mucho de si en ese aspecto) o simplemente viendo como crecen los frutos de tu trabajo y contemplando como tu obra funciona como una maquina perfectamente engrasada.

 

Durante todo este viaje te acompaña un compilado de las mejores canciones de la saga, canciones que se te meten en lo más profundo del coco y que hacen que todo sume en ese plus de ternura del que tanto hablo.

 

También tengo que mencionar que con el final sencillo y tontorrón que tiene se me saltaron las putas lágrimas sin control, y eso quiere decir que todo lo que había pretendido el juego, lo había conseguido con creces.

 

Como siempre… Menos es más.

 

GRACIAS por esta preciosidad de juego.

 

 

2º – Sekiro: Shadows Die Twice 

 

 

Como siempre, las expectativas con el nuevo juego de From Software estaban disparadas desde aquel misterioso Teaser que se mostró hace ya tiempo en el que se retorcía la, por aquel entonces, desconocida protesis de nuestro Shinobi. No tardó mucho en mostrarse finalmente lo que era Sekiro, un juego ambientado en el Japón feudal y los tiempos del Shinobi/Samurai del que debo admitir, no me levantó mucha ilusión por su temática, que aunque esta encantandome, esperaba algo más original y oscuro vieniendo de FS.

 

Todo esto evidentemente cambió según iban saliendo trailers y sobre todo… Cuando agarras el mando por primera vez.

 

La sensación jugable era como si al SoulsBorne le hubieran soltado las «cadenas». La agilidad y fluidez de sus controles era inabarcable para lo conocido hasta entonces en todos sus juegos.
Todo alcanza el punto climatico en el momento en el que aprendes a usar tu arma principal, Kusabimaru, tu inquebrantable aliada con la que vas a cortar y desmembrar a cada uno de los enemigos que vas a encontrarte en tu camino.

 

Y es que para hablar de la Katana y su funcionamiento, habría que dedicarle todo un artículo a esta lograda excelencia.

 

Sencillamente es el mejor gamefeel que he encontrado en cualquier Action/RPG. El sistema de «Parrys» y su óptimo resultado, tu stamina en forma de guardia y el sistema de vidas y de agotamiento me parece, honestamente, una obra maestra jugable.

 

La adicción que genera está mecánica no la tiene ningún juego de FS (Teniendo en cuenta la brillantez de Bloodborne), Incluso en un misero combate contra cualquier masilla de los alrededores de un templo. Esta vez, todo es un reto de verdad, y lo único que se interpone entre tu y tu muerte, es tu Katana, y así lo sientes… Tanto como para defenderte como para sentirte imparable.

 

Rodeando estas maravillosas mecánicas si que he echado en falta un poquito más de lo que para mi era lo mejor de FromSoftware, un mejor diseño de los niveles y un poco más de ese lore esconido del que nos tiene acostumbrados el estudio… Pero aún así, he de decir que la experiencia general ha sido super satisfactoria.

 

Es muy difícil que volvamos a sentir la intensidad que se siente en los enfrentamientos contra los bosses de Sekiro y que como siempre, el equilibrio de dificultad, exigencia y aprendizaje sea tan maravilloso.

 

FromSoftware trayendonos lo que probablemente sea el mejor juego de Katanas de todos los tiempos.

 

Hidetaka Miyazaki… ¿Quién si no?

 

 

1º – Death Stranding

 

 

 

Kojima no es mi hombre, y nunca lo fue. 

 

Mi primera consola propia fue una Nintendo64, por lo que por aquellos tiempos todos mis compañeros «Sonyers» ya flipaban con el y con su obra más significativa: Metal Gears Solid. 

 

Su narrativa tan cinematográfica y y su manera de cruzar la cuarta pared llamó muchísimo la atención (merecidamente) en aquellos tiempos que corrían y era inevitable plantearse hasta donde podía llegar el videojuego como medio si las riendas las llevaba alguien con semejantes pretensiones y agudeza creativa.

 

 21 años y varios juegos han pasado de aquello… Y después de terminar Death Stranding, sigues pensando en donde está el techo de todo esto, el techo de Kojima.

 

 En esta, su última obra, sin duda nos ha presentado su propuesta más arriesgada hasta ahora. En lo que sobre el papel parece un simple juego de hacer repartos de un sitio a otro encontramos algo más, algo con una profundidad increíble.

 

 Death Stranding es, Lore a parte, el camino.

 

 Consigue que a través de sus mecánicas jugables, lo verdaderamente disfrutable sea el trayecto de un sitio a otro, que ese sea el premio, y no llegar a tu objetivo y entregar las cargas. El relieve tiene un papel crucial en todo esto, te pone las cosas difíciles, te enseña de manera orgánica por que no puedes ir por ahí y por que debes hacerlo de una u otra manera. En ese desolado páramo nuestro verdadero enemigo a parte de los EV y las innecesarias mulas, somos nosotros, nuestra manera de encarar las adversidades y nuestra paciencia. 

 

Si bien es cierto que en todo este planteamiento hay cosas que fallan mucho, como las secciones de tiros y bosses, que verdaderamente parecen forzadas para una industria en la que la falta de armas en un triple A es inaceptable, Kojima consigue equilibrar esa balanza jugable con un argumento a la altura de sus predecesores. Una historia que solo podía haber salido de una cabeza como la suya (Para bien y para mal), con los típicos giros y vueltas de tuerca a las que nos tiene acostumbrados, en la que además todo cobra sentido al final.

 

En este juego he vivido un par de momentos que sin duda van a formar parte de mi madurez en el medio para siempre, he encontrado una obra fresca, que no me esperaba… O más bien que no sabía que esperaba.

 

Por su ritmo lento y contemplativo, por su carisma, por como nos habla de la soledad, por esos largos caminos recorridos con su música, por sus personajes (unos mejores que otros), por su inconformidad, por ser diferente y sobre todo por ser una oda a la creatividad… Death Stranding es mi juego del año.

 

 
A Hideo Kojima Game.   

 

//

 

Menciones especiales: Luigi’s Mansion 3, Sayonara Wild Hearts, The Legend of Zelda: Link’s Awakening, Lonely Mountains: Downhill, Cadence of Hyrule, Total War: Three Kingdoms y Tropico 6

 

———————————————————————     @kNS303     ———————————————————————

 

 

 

5º – The Legend of Bumbo

 

 

Al principio no me llamo la atención la nueva propuesta de Ed McMillen, tanto por el tema artístico como el jugable. Pero basto por autoconvencerme y negar que el creador de The Binding of Isaac, me aburriese con alguno de sus juegos para lanzarme con doble tirabuzón y comprarlo en Steam.Al principio no me llamo la atención la nueva propuesta de Ed McMillen, tanto por el teme artístico como el jugable. Pero basto por autoconvencerme y negar que el creador de The Binding of Isaac, me aburriese con alguno de sus juegos para lanzarme con doble tirabuzón y comprarlo en Steam.

 

Al final mi instinto fue acertado, y pasé los siguientes días enganchado como ya lo estuve en su día con Isaac sin parar de jugar.

 

The Legend of Bumbo toma prestados propuestas de diferentes géneros, su base jugable es la de Puzzle Quest , es decir, ir juntando iconos del mismo patrón (en este caso moñigas, dientas, huesos…) donde cada elemento activa una función (ofensiva, defensiva) que genera recursos para activar habilidades que tenga de serie nuestro personaje o vayamos consiguiente entre salas y sala en cada mazmorra, ahí es donde entra la parte Roguelike que tan de moda puso Spelunky y popularizo el propio The Binding of Isaac.

 

Esta base jugable tan adictiva sumada a la mecánica de repetir los niveles para ir desbloqueando mejoras, personajes y nuevas mazmorras ye asegura muchas horas de diversión y pique, que a pesar de no contar con el casi infinito contenido de The Binding of Isaac ,te mantendrá enganchado una buena temporada.

 

De los indies mas recomendables de este año.

 

 

4º – Death Stranding

 

 

 

Antes de afrontar la nueva propuesta de Kojima he de admitir que tenia ciertos temores. Ya que siendo bastante fan de los Metal Gear Solid, fui incapaz en su día de engancharme y finalizar MGSV.

 

Tras ver varios videos en las distintas ferias de videojuegos, he de admitir, que compartía la misma confusión sobre el objetivo y la historia del juego. Pero mi preocupación principal a la hora de encarar un juego es sobretodo la jugabilidad y mecánicas que nos proponga el juego.

 

Tras despejar todas estas dudas admito que la propuesta jugable de Death Stranding tiene una dosis de adicción que una vez estas dentro de la dinámica de repartidor de bienes entre puntos quirales ya no puedes parar hasta acabar la historia. Es cierto, que se abusa, con misiones secundarias, de la paciencia del jugador y pone a prueba el estrés y la codicia por querer llevas el máximo de entregas a la espalda por zonas casi imposibles gracias a los miles de trabas que nos encontramos por el camino, pero es ahí donde entra la ayuda de la comunidad y entran las mecánicas online bastante originales, para facilitarte mucho más las tareas.

 

Con el paso del tiempo y las herramientas que el juego nos va facilitando el camino que antes veíamos imposible nos lo podemos recorrer en un suspiro.

 

En cuanto a la historia me parece que esta muy bien ambientada y bien soportada gracias a una magnifica interpretación de los actores. Pero he de admitir que los giros finales los note algo previsibles y no consiguieron sorprenderme como sí que lo había hecho con anterioridad Kojima en sus anteriores juegos (MGS2).

 

A destacar la elección musical en los <<momentos Read Dead Redemption>> de contemplación del paisaje.

 

 

3º – Luigi’s Mansion 3

 

 

 

La saga Luigis Mansion comenzó como el juego abanderado de Gamecube en su lanzamiento. Fue bastante novedoso que la mecánica, que ya habíamos visto en el cine de críos con los Cazafantasmas, de atrapar los fantasmas con un dispositivo a la espalda, que en este caso era una aspiradora, diera tantas posibilidades.

 

En Luigis Mansion 3, Next Level Games, no solo nos colma de más herramientas y usos para la Poltergeist 3000 (mas referencias cinéfilas). Si no que además unas de las mecánicas nuevas es un modo cooperativo con Gomiluigi para poder disfrutar del juego en compañía. Este añadido no empaña en absoluto la experiencia para un jugador ya que esta bastante bien implementada y cumple su función como mecánica de soporte.

 

Lo más destacable en Luigis Mansion 3 es la magnífica interacción con el entorno que dota a la exploración y recolección de una sensación de adicción/satisfacción que mantiene al jugador pegado toda la aventura acompañado de una magnifica animación gestual de Luigi que nos sacara más de una carcajada.

 

Cada planta del Hotel es un puzle temático (algunos mas enrevesados e inspirados que otros al igual que los bosses) que dota de bastante variedad al juego. Con mención especial a la planta dedicada al cine, donde a cada paso que das te topas con un guiño del cine clásico de los 80/90 y con una decisión final nunca antes vista en la saga.

 

Esta tercera parte de Luigis Mansion ha ganado enteros por volver de nuevo a una consola de sobremesa y se nota técnicamente que es uno de los pilares actuales que explotan las capacidades de Swtich.

 

Un juego muy recomendable y disfrutable.

 

 

2º – Astral Chain

 

 

Astral Chain no lo vimos venir, fue presentando en un Direct por Nintendo en Febrero y en verano de esta año ya lo teníamos calentito en nuestras Switch.

 

Tampoco vimos venir un hack and slash en el que el protagonista dependía para encadenar movimientos de otro ente al que estaba atado por una cadena, los conocidos como Legiones. Esta mecánica que te hace dependiente de otro personaje con el que tienes parcial control en combate, puede parecer engorroso y frustrante al principio ya que no es a lo que estamos acostumbrados. Y esta es una de las claves por las que Platinum Games hace este tipo de joyas en forma de videojuegos: El Aprendizaje del jugador ante nuevas mecánicas y retos para que una vez dominadas, pueda crear verdaderas obras de arte en combate. El uso de la cadena, la versatilidad del cambio de Legion (ya que cada uno esta especializado en un tipo de combate) y con el paso de las horas nuevas mecánicas que nos van desbloqueando. Un coctel frenético y hecho a conciencia para que el jugador experimente y se adapte según la situación que el vea oportuna nos brinda unos de los títulos con los que mas he disfrutado este año por parte de Platinum Games.

 

Mención aparte, destaco las fases de plataformeo y puzles que al principio no veía con muy buenos ojos. Pero que, en las fases finales me parecieron de un diseño y una inteligencia rozando el mazmorreo Zeldico.

 

1º – Sekiro: Shadow Dice Twice

 

 

En el pasado From Software, era una compañía japonesa que no destacaba en la industria del videojuego. Sacaba juegos torpones y a lo sumo eran simplemente juegos dignos de su género, como el caso concreto de Ninja Blade que salió en exclusiva por aquel entonces en Xbox 360. Un juego hasta arriba de Quick Time Events (aquella epidemia de la época) en la que un Neo-ninja hacia frente a una horda de zombies contagiados por un virus con la ayuda de su katana y shurikens. Este proyecto paso sin pena ni gloria entre público y crítica. En el pasado From Software, era una compañía japonesa que no destacaba en la industria del videojuego. Sacaba juegos torpones y a lo sumo eran simplemente juegos dignos de su género, como el caso concreto de Ninja Blade que salió en exclusiva por aquel entonces en Xbox 360. Un juego hasta arriba de Quick Time Events (aquella epidemia de la época) en la que un Neo-ninja hacia frente a una horda de zombies contagiados por un virus con la ayuda de su katana y shurikens. Este proyecto paso sin pena ni gloria entre público y crítica. 

 

Una década después, en 2019 DM (Después de Miyazaki), From Software nos planta en la piel de El Lobo o Sekiro como se le nombra en el juego del mismo nombre. La premisa es que con la ayuda de nuestra fiel katana y un brazo multiusos con infinidad de herramientas, para despachar a nuestros rivales, pongamos a buen seguro a nuestro joven señor Kuro.

 

Hace 10 años al hablar de un juego de ninjas con katanas y ejecuciones “a lo Kill Bill” nos vendría a nuestra mente esos terribles Quick Time Events o esa lista interminable de combos que vamos aprendiendo para descuartizar a nuestra presa en cuanto nos topemos con ella sin ningún miramiento.

 

En Sekiro, encontramos una lista con ramas para desarrollar a nuestro personaje que nos proporciona nuevos movimientos, mejoras en nuestras herramientas y combos combinando herramientas. Pero el mérito que tiene este juego es que a pesar de eso a la hora de la verdad y cuando estamos en combate frente a un boss o enemigo terrenal tenemos que conocer mejor los combos y movimientos de ese enemigo para reaccionar frente a ellos que vomitarle una combinación de combos sin más para vencerle.

 

Para finalizar y justificar mi elección de darle el GOTY a Sekiro: Shadow Die Twice solo decir que el combate en Sekiro es, para mí, los anti-Quick Time Events, la cura para aquella plaga que asolo los videojuegos de acción o Hack and Slash hace ya 10 años. Todas estas mecánicas de combate mucho más pulidas que en los Souls sumadas al gran diseño de niveles marca de la casa y en esta ocasion mucho más verticales gracias al gancho dan como resultado otra obra que incluir en la cúspide del diseño y desarrollo del videojuego.

 

//

 

Menciones especiales: Borderlands 3, Dragon Quest Builders 2, Devil May Cry 5 y The Legend of Zelda: Link’s Awakening.

 

———————————————————————-    @Serhus    ———————————————————————

 

 

5º – Resident Evil 2

 

 

He de decir que no, NO HE JUGADO AL RESIDENT EVIL 2 CLÁSICO. Pero me puedo llegar a imaginar el impacto que tuvo gracias a este maravilloso remake, que se apreciar aún no habiendo jugado al de PS.

 

Seré clara: he disfrutado como una enana.

 

Me ha hecho querer jugar y jugar a todas horas hasta llegar al final del todo, a mirar en cada uno de los rincones de la comisaría, a sentir pánico a qué pasaría si pierdo todas mis balas y me encuentro cara a cara con alguien que me quiere arrancar la cabeza. Y no digamos lo divertido que es jugarlo con otra persona y rular el mando.

 

Como gran fan de los survival horror y los clásicos juegos de terror (silent hill te quiero) he notado en todo momento ese sentimiento que me decía «esto es lo que me gusta» acción + puzzles, pensar dónde podría ir esa llave o cómo consigo ese código para esa taquilla porque ahí hay algo interesante. Una balanza completamente equilibrada que no me hace sentir que le falta o le sobra de ninguna de las dos porque están en armonía.

 

Puede que yo no les tenga tanto cariño a los personajes como las personas que lo han disfrutado toda su vida, pero sin duda aprecio el gran trabajo que han hecho para actualizar este juegazo sin decepcionar a (casi!) nadie.

 

 

4º -Catherine: Full Body

 

 

Como podría pasar la oportunidad de poner este maravilloso juego en un top de 2019. Todos estaremos de acuerdo en que la implementación de un nuevo personaje que no afecta a la trama principal sino que la amplía es una excusa maravillosa para volver a sacar al mercado un gran juego como lo fue Catherine en 2011.

 

Podríais estar pensando que no merecería estar en unos premios por ser el mismo juego base pero os equivocáis, es una nueva oportunidad de volver a analizar todo lo que hizo bien en su día y que sin duda es un motivo más que suficiente todo lo que le rodea: su diseño, su sistema de juego y su banda sonora son básicamente increíbles (y no lo digo porque sea ultra fan de Persona, es que es así).

 

Tiene todos los ingredientes que me gustan para crear un juego sumamente adictivo en el que me pasaría horas y horas: toma de decisiones morales, puzzles que me llevan a querer tirar el mando por la ventana (y a tener todo el día la dichosa palabra «undo» en la cabeza), una banda sonora que, sinceramente, me parece increíble, y un elenco de personajes completa y absolutamente normales: torpes, ansiosos, luchadores y cobardes, con sus miedos y esperanzas que te hacen empatizar como si tu grupo de amigos se tratase.

 

En esta nueva entrega, personalmente, me gusta como se han tratado algunos temas (sin hacer spoiler), aunque se que no ha sido muy acertado para muchas otras personas, pero intentaré dar mi más humilde punto de vista respecto al tema: es completa y absolutamente natural. No se nos presenta a unos personajes perfectos, con unos ideales marcados sino a un grupo de chavales que están tratando temas con una naturalidad fascinante. El mensaje que quiere transmitir el juego es claro y sencillo: sé quien quieras ser y ama a quien quieras amar, ni más ni menos. A veces se cometen errores, pero no los juzgo como espectador que quiere ver un mensaje de tolerancia abierto y conciso, si no que sabe enfocar las dudas humanas y quedarse con ese saborcillo de boca de quedar claro que sería lo correcto. Sin duda, merecía estar en este top.

 

Gracias Atlus.

 

 

3º – Dragon Quest Builders 2

 

 

Me duele que un espacio tan grande que ocupa esta joya en mi corazoncito tenga solo un tercer puesto en mi lista de los mejores juegos del año. Y es que lo que he reído, llorado, lo que me han emocionado todos y cada uno de los pequeños aldeanos de todas las islas que lo componen es indescriptible. Me gusta Dragon Quest, pero ninguno como este.

 

Debería estar puestos más arriba, porque se lo merece, pero no podía quitarle el honor a los que le preceden, así que le doy una mención dorada a DQB2 porque sin duda, ha sido el que más me ha tocado la patatilla. Y es que se nota que está hecho con tanto mimo, que no es capaz de mostrar en ningún momento maldad ni siquiera de los enemigos del juego. Son todos criaturas inocentes y bondadosas en el fondo que se unirán a tu causa por ser la más noble, como si fuese un cuento para niños pequeños que sigues disfrutando de adulto.

 

Todo en sí está maquinado para que te produzca una ternura irrefrenable y quieras ser amigo de todos. El apartado sonoro es espectacular, no es nuevo, pero rescata viejos temas de todos los Dragon Quest que para mí siempre han sido de lo más bonito que he escuchado en la historia de los videojuegos. Construir nunca ha sido tan divertido, y todo lo haces con un propósito: o bien por la historia, o bien por una necesidad de hacer que todos tus amigos se sientan cómodos y puedan comer a gusto, ir al baño o dormir en una cama mullidita.

 

Que sí, que lo estoy endiosando, pero es que desprende tanta ternura que es difícil desprenderse de ella. Un juego al que le puedes echar horas y horas, la historia es bastante larga y eso es un plus si no quieres que se acabe nunca. Tanto si te gustan como si no los juegos en los que prima construir estilo Minecraft, deberías darle una oportunidad para que te reblandezca el corazoncito, porque acaba siendo adictivo.

 

 

2º – Sekiro: Shadows Die Twice

 

 

No puedo agradecerle lo suficiente a kNS que me haya descubierto a Miyazaki. Mi primer souls fue bloodborne, luego DS3, DS, Demon’s Souls y una mitad de DS2. Pero Sekiro me puede.

 

Hay momentos en los que os juro que quería tirar el mando por la ventana. Me saca de todas mis casillas al principio, luego todo es un baile, y aunque es verdad que hay algunos bosses que cayeron a la primera, todos son fantásticos (menos neymar molinete sorry). No quiero hacer spoilers pero mi jefe favorito está en la hacienda Hirata (y no, no es la señora). Fue tan espectacular, ibas poco a poco cogiendo el truco a todos los movimientos y usándolos en su contra. Tiene una fluidez increíble, e importante en el tema de lore.

 

La exploración de todo este mundo japonés antiguo es asombrosa, y es una de las cosas que más me gustan en el juego. Te transportas a otra época. Si sumas el maravilloso sistema de combate con esta exploración, creedme que no os hace falta nada más. Pero aun así os llega a sorprender más allá con sus secretos y cosas escondidas que es la magia de todo. Una combinación que solo Miyazaki puede hacer. Se echa de menos los atajos que te rompen la cabeza, pero realmente al final, sigue siendo un juego de 10.

 

Sin duda, el goty merecido, aunque no sea el mío, creo que todos mis compañeros de Stay Awake estaremos de acuerdo en nombrarlo como el mejor en términos generales.

 

Te queremos, M.

 

 

1º – Fire Emblem: Three Houses

 

 

Aquí llegamos por fin a mi Goty2019. Muchas emociones contenidas en este juego, pero sin duda se merece el primer puesto por las horas que le he echado sin despegarme de la pantalla + que creo que merece estar aquí por todas las cosas BIEN que ha sabido hacer y corregir en comparación a los anteriores FE. Me acostaba y me levantaba pensando en este tremendo universo. 

 

La primera que voy a destacar va a ser el cambio en el dialogo.

 

Siempre he sido una fan de FE, pero lo que más me gustaba en términos generales era el sistema de combate, el resto, me sigue pareciendo una basura. Y aquí quiero tocar el tema diálogos. Por qué parece que las conversaciones están escritas por un niño de 3 años al que le dicen que se invente una historieta. No me parecen nada buenas, y yo tampoco es que sepa muchísimo sobre esto, pero me chirría la manera en la que hablan sobre los conflictos. Están mal construidos. Mal, fatal. Y eso es la primera cosa en la que he notado cambio, han avanzado. Por eso: BRAVO. Gracias por hacer un juego medianamente digerible que me haga empatizar un poquito con los personajes y seguir recordándolos como si tuviesen personalidad propia. Gracias.

 

El sistema de combate sigue siendo genial, pero mejorado, y eso también han sabido avanzarlo.

 

En mi humilde opinión han sabido avanzar y crear un juego maravilloso para un salto de consola (no como P k m n) y esta combinación de cosas, junto a cosas nuevas como el sistema para enseñar a tus alumnos en clase (que me parece una obra magistral) hacen que merezca la pena en todas sus formas.

 

No me ha tocado el corazón tanto como DQB2, pero creo que por su extraordinario avance y su combinación de hacer todas las cosas que hace de manera EXCELENTE hacen que merezca este primer puesto con todas las estrellas posibles. Y porque es jodidamente adictivo. Ojalá sigan en esta línea para juegos futuros de FE, por favor y GRACIAS. Porque nunca vamos a poder olvidarnos de nuestros alumnos.

 

//

 

Menciones especiales: Luigis’s Mansion, CHEF, Death Stranding y Kingdom Hearts 3. 

 

———————————————————————-    @crybvb   ———————————————————————

 

 

5º – Outer Wilds

 

 

Muchos son los juegos que han utilizado el loop temporal como eje principal de su trama, con propósitos variados, pero siempre manteniendo elementos comunes. De Outer Wilds no es una excepción, y por esto podríamos pensar que nos encontramos con una temática un tanto trillada; sin embargo, estamos ante un título que resuelve el conflicto temporal de una manera tan satisfactoria como pocos han sabido hacerlo.

 

La premisa es simple: estamos atrapados en un bucle temporal, dentro de un sistema en el cual disponemos de 20 minutos antes de que el sol lo engulla todo, y vuelta a empezar. Nuestra misión es averiguar cómo escapar del bucle ¿De qué manera? Mediante la exploración de cada recoveco de este sistema solar. Es aquí donde reside el porqué está entre mis mejores del año, y es que es un claro ejemplo de que menos es más. A priori, parece que no hay demasiado que explorar, pero pronto nos daremos cuenta de que cada lugar que visitamos está lleno de secretos, de vida y personalidad. Al contrario que otros juegos de mapas bastos y recorridos eternos por tierras vacías, Outer Wilds ofrece momentos únicos a cada cosa nueva que encontramos; sumado a que al tener sólo 20 minutos, cada descubrimiento se atesora con más fuerza.

 

Parece poco tiempo, pero creedme cuando os digo que el equilibrio que genera entre ir a contrarreloj y la recompensa es magnífico. Es cierto que los controles podrían estar más pulidos, ya que a veces se sienten un poco más complejos de lo que deberían, dejándote vendido en algunas situaciones, pero creo que eso te hace tener cierto respeto a un espacio lleno de peligros.

 

Sin duda alguna, una apuesta segura para los amantes de la exploración, la supervivencia, y los bucles temporales.

 

 

4º – A Plague Tale: Innocence

 

 

Muchos son los videojuegos que centran sus esfuerzos en crear una buena historia. A Plague Tale: Innocence, demuestra que con mimo y cariño, no necesitas de grandes recursos para crear una mini joya en lo que a narrativa y diseño se refieren.

 

Dramático, profundo y complejo en sus temas, nos conduce por una montaña rusa de emociones que desembocan en un final climático digno de algunos AAA; lo cual considero todo un mérito, teniendo en cuenta de que lo desarrolla un estudio indie. Pero esta historia no sería nada sin una cuidadísima ambientación y unas mecánicas que se abren poco a poco en posibilidades, implementadas y justificadas a la perfección, otro de los puntos clave del juego.

 

Si hay algo que me saca de un videojuego, es una mecánica que va en contra de los principios que la narrativa establece con y para sus personajes, y que entra en conflicto directo con los mismos. Un claro ejemplo de esto es la reacción dramática de un personaje ante la muerte o el asesinato, que acto seguido, se lía a tiros con todo lo que se mueve (como en los últimos Tomb Raider). Por el contrario, Innocence nos muestra de manera muy cuidad mediante sus niveles y desarrollo de mecánicas la evolución de nuestros personajes, haciéndonos empatizar con ellos y sumergiéndonos en su mundo.

 

Si te gustan las buenas historias, este es tu juego.

 

 

3º – Devil May Cry 5

 

 

Como seguidor de dmc, este título no podía faltar en mi lista, y no por ser fan de la saga (que también), si no porque estamos ante uno de los mejores hack & slash de los últimos tiempos. Devil My Cry 5 es el resurgimiento de una saga, es la secuela que todos nos merecíamos, sobre todo después del mal sabor de boca que dejó DMC4.

 

En un punto en el cual los hack & slash parecían algo estancados, este título no hace más que traer frescura y originalidad, gracias a una mecánica innovadora a través de brazos intercambiables con movimientos únicos, que aportan infinidad de variantes a tus combos.

 

Es en estos combos, donde para mí, reside el verdadero encanto del juego. Seamos sinceros, a quién no le gusta ver como tu puntuación llega a S mientras aplastas bichos uno tras otro; pero si además, la música reacciona a los cambios de puntuación, la satisfacción generada es inmejorable. Un trabajo realmente exquisito por parte de Casey Edwards y su equipo, creando músicas reactivas intrínsecamente relacionadas con la principal mecánica del juego, haciendo que la música cobre un papel fundamental en el ‘’game feel’’ global.

 

Estamos de enhorabuena, porque Capcom ha conseguido revivir al mejor Devil My Cry.

 

 

2º – Resident Evil 2

 

 

Sólo con mencionar su nombre, todos recordamos lo maravilloso que fue experimentar un juego como Resident Evil 2. Quizás por esto parte con algo de ventaja en mi top, pero este remake no se limita a recuperar todo lo que hizo grande al original, sino que además, pule todo aquello que no estaba tan bien y lo adapta a los tiempos actuales, dando como resultado un remake casi perfecto.

 

Raccoon City sigue manteniéndose tan desolador como lo fue hace 20 años, pero pronto nos encontramos con el primer gran cambio, y el más acertado sin duda; la cámara. En este remake, se apuesta por una cámara libre, sin ángulos fijos y con un control mucho más intuitivo que lo que planteaba el original, que se adapta a la perfección a las dinámicas de los juegos actuales. Por otro lado, recupera lo que hizo grande a los survival horror, la gestión de recursos y del inventario, que mezclado con unos cuántos zombies puestos en los sitios más molestos, generan esa tensión de qué, cómo y cuándo utilizar tus objetos.

 

Pero el verdadero protagonista de este remake es la comisaría. Sin duda alguna el enemigo más fiero al que nos enfrentaremos, y esto es gracias a su concepción laberíntica, a sus pasadizos, habitaciones y secretos. No hay nada como la curiosidad de recorrer un pasillo sospechosamente peligroso para ver que hay al otro lado, la combinación de enemigos que nos obliga a movernos en silencio, y la de otros que nos persiguen sin descanso haciéndonos sentir inseguros en cada uno de nuestros pasos. 

 

Terror nostálgico para nuestros paladares.

 

 

1º – Sekiro: Shadows Die Twice

 

 

Japón feudal, shinobis asesinos, choques de espada épicos y legendarios, sigilo y muerte, bosses que quitan el aliento, una prótesis letal, máxima dificultad. Sólo puede significar una cosa: EL GOTY DEL 2019.

 

La nueva obra de Miyazaki nos vuelve a sorprender, reinventando su propio género a través de la verticalidad de sus mecánicas y mapeados.

 

Son muchos los elementos a destacar en un juego como este, quizás demasiados para condensarlo todo en unas pocas líneas, así que me voy a centrar en uno en concreto, que es uno de los ejes centrales sobre el que gira esta aventura: el bloqueo o parry.

 

Parece que From Software a tomado nota de todos aquellos que se han escaqueado o han tirado de alguna excusa para no afrontar la mecánica del parry en sus anteriores juegos, ya sean los Souls o Bloodborne; y es que Sekiro ha llevado esta mecánica a los límites inimaginables de su existencia. Con un ajuste milimétrico y exquisito, el bloqueo de este juego es una delicia de las más grandes de los videojuegos. Gracias a esto, cada uno de los combates que debemos afrontar se sienten como una danza entre el enemigo y tú, un baile de espadas tan bien llevado que es imposible no enamorarse de él, de su sonido característico creado por el choque del acero y de la catarsis que genera al resultar vencedores. Por que sí, es un juego que exige lo mejor de nosotros mismos, de observar al enemigo, de estudiar, aprender, morir y seguir aprendiendo; hasta que por fin logramos abrir un camino, una vía, una solución al conflicto. Pocos juegos logran la satisfacción generada tras estos combates, trascendiendo por momentos a los predecesores de la desarrolladora; y por ello se merece estar donde está.

 

Hay gente que dirá que es el juego más difícil de From Software. Yo considero que es un juego que demanda ponerse en situación y olvidar todo aquello aprendido en sus anteriores juegos. Es un golpe en la mesa, diciendo aquí estoy yo, soy Sekiro y soy único.

 

El camino del Shinobi aguarda, comienza la danza.

 

// 

 

Menciones especiales: Death Stranding, Gears 5 y Kingdom Hearts – Lo que pudo ser y no fue :’(

 

——————————————————————-   @Cabreracomposer  ——————————————————————-

 

 

5 º – Sayonara Wild Hearts

 

 

“Devuélveme el corazao que me lo has robao”

 

Para empezar, aclarar que lo he jugado en su versión de Switch. Esto es importante ya que el juego está hecho para disfrutarlo en pequeñas dosis. Se puede pasar en nada de tiempo y no merece nada la pena hacerlo de esa manera. Su historia no es algo que os vaya a volar la cabeza, tiene más una función complementaria pero sigue siendo remarcable, sobre todo por su mensaje LGTB. No es un juego que destaque precisamente por su rejugabilidad, más allá que repetir las pantallas para alcanzar una mejor puntuación o para disfrutar de su música. Por que de esto va esta vaina, de música. No es un juego como tal, podríamos considerarlo más un álbum de música interactivo.  Sinceramente, hay gente en este grupo que puede abordar de mejor manera como funciona la música en este título pero os vaís a tener que contentar con mí opinión de cateto inculto. Las canciones que componen cada pantalla son electro-pop. No son las más innovadoras, ni tampoco te van a volar la cabeza con su ritmo pero si que tienen una integración simbiótica con todo lo que sucede en pantalla. Es la integración de la música como mecánica lo que hace que este juego resalte y lo vuelva toda una experiencia. Me he visto repitiendo más de una pantalla, solo por el afán de volverla a disfrutar. La música marca como se mueve nuestra protagonista y como se mueven los enemigos. Marca el compás de lo que sucede en el escenario y del ritmo que lleva. Si no se encontramos con una parte de la melodía que es arítmica, esto se refleja en el tempo de movimiento que se da en pantalla. Esto sucede de igual manera con los quick-events (si, hay quick-events pero no os preocupéis, estos molan), solo aparecen en momentos determinados de las canciones. La integración de la música es tal que la misma es el eje central del juego.

 

En conclusión, es una pequeña obra que intenta seguir la corriente de convertirse más en una experiencia que en un videojuego, algo que te de un respiro de vez en cuando, algo ligero para antes de irte a dormir o mientras esperas al metro. Intenta ser una experiencia y conmigo lo ha conseguido. 

 

 

4º – Slay The Spire

 

 

“El Dark Souls de los cartones”

 

Ha sido una decisión dura poner a Slay The Spire aquí, todavía me lo replanteo. Me hubiese gustado ponerlo el tercero y en cuarto lugar Dicey Dungeons pero , al ser juegos similares, quería dar cierta variedad al top y no llenarlo de rogue-likes que por mí lo haría encantado. Así que vamos a dejar como mención especial tanto a Dicey Dungeons como a Children of Morta juegos que podrían estar perfectamente ocupando este lugar. Pero entonces ¿por qué está Slay The Spire y no los otros dos? Buena pregunta Carlos que ficticio. Por dos simples razones:1-No los he podido jugar, no me llueve el dinero ¿vale?2-La historia que tengo con Slay The Spire es más personal.

 

Seguramente la gran mayoría hemos sido insesatos que han pagado por un early-access o financiado un Kickstarter por una vana promesa que nos ha conmovido nuestros podridos y negros corazones. Yo no soy una excepción y al igual que me paso con Darkest Dungeon, lo ví y dije ¿why not? Darkest Dungeon ha marcado un nuevo sub-genero en los rogue-likes, unos más estratégicos y centrados en los combates por turnos, para aquellos amantes de lo clásico y de tiempos mejores donde el Final Fantasy no era algo que se dejaba en las malvadas manos de Nomura.  

 

Bueno, vamos al turrón que me enrollo más que una persiana. Slay The Spire es un rogue-like, donde vas ascendiendo por pisos aleatorios hasta llegar a un combate contra, dentro de una pool determinada por piso, un boss aleatorio. Son un total de tres “escenarios” que escalar más el final secreto. Empezamos con una baraja estándar y se nos da a escoger entre varias opciones diferentes. Tenemos tres personajes con los que poder hacer nuestra empresa. Cada piso puede tener diferentes tipos de encuentros como pueden ser los enfrentamientos aleatorios, los elite, la tienda y eventos aleatorios donde puede pasar cualquier cosa o donde nos fuercen a tomar ciertas decisiones. 

 

La jugabilidad se centra en la construcción de mazos, en lo que los entendidos del noble arte del cartoneo conocemos como “draft”. Empezamos con una baraja muy básica con defensas, golpes y una carta de clase del personaje elegido. Con cada enemigo derrotado podremos elegir una carta de entre tres. También podremos añadir nuevas cartas con ciertos eventos o comprarlas/eliminarlas en la tienda. También tenemos reliquias que nos proporcionan ciertas ventajas y , en ciertas ocasiones, desventajas. A su vez, podemos obtener cartas que son una especie de “maldiciones” que solo podremos eliminar en la tienda. Complejo es quedarse corto para poder decir como funciona el sistema de construcción de mazos.

 

 Es un juego maravillosamente construido, donde la gracia de draftear tú mazo es como lo equilibras, de tal manera para que surjan los combos más absurdos y preciosos. Es un cántico para todos aquellos que tenemos cierto apego a los juegos de cartas y no disponemos del tiempo/dinero para disfrutar de un draft o torneo en condiciones (dios, como hecho de menos jugar a MTG). Si os gustan los juegos que os obligan a exprimir esa materia gris vuestra y sentiros como dioses entre meros mortales al conseguir montar una baraja “one turn kill a boss”, darle un tiento a este.

 

 

3º – Children of Morta

 

 

“Pero ma’a, yo también quiero matar bichos con el pa’a”

 

¿Pero qué ven mis ojos? ¿El Children of Morta? ¡Pero si dijiste que no iba a estar en el top por no poder jugarlo! Cierto era, hasta que el bueno Fernando me vino con este jugoso regalito navideño, una joyita indie. Destacar, antes de todo, lo precioso que es el dichoso juego, siempre me han gustado los juegos pixels y este me ha traído recuerdos del Hyper Light Drifter (juegazo entre los haya) con esa estética colorida que entra tan bien por los ojos.

 

Sorpresa, sorpresa es otro rogue-like, ¡yey! Pero esta vez tenemos como protagonistas no a un conjunto de individuos aislados, sino a los buenos de los Bergsons, cuyo legado familiar es el de proteger la montaña donde viven, invadida por una corrupción que no hace más que propagarse. Vamos, una historia cliché como otra cualquiera.

 

La gracia que tiene Children of Morta es ver como se desarrolla la dinámica familiar de los Bergsons en su día a día por descubrir que es lo que está provocando la creciente expansión de la corrupción por su hogar, mientras buscan la ayuda de los espíritus guardianes de la montaña.

 

 

Cada vez que volvemos de una incursión, hayamos triunfado en nuestra empresa o fracasado, volveremos al hogar y veremos como los Bergsons se preparan para afrontar la siguiente etapa del viaje, la convivencia entre ellos con sus roces y malentendidos, como podría ser que el pequeño de la familia quiere ir a darse de palos con los bichos corruptos pero su madre no quiere dejarle ir por miedo a que le pase algo, el día a día de una familia corriente y moliente. El núcleo del juego se basa en el núcleo familiar, no en la historia de Morta sino en como conviven y afrontan los Bergsons las adversidades todos juntos, como una familia. Esto se refleja en la pantalla antes de comenzar misión donde de señalan que se puede jugar cooperativo. Esta diseñado para que todos los miembros de la familia se complemente entre sí para suplir las carencias que tienen cada uno. Su experiencia no se alcanza hasta que se juega en cooperativo, cosa que yo todavía no he hecho pero que haré en futuro cercano. Por sacarle alguna pega sería que la versión de switch está un poco mal optimizado, con unos parones considerables y desfase entre el audio y el gameplay tras largo rato jugando en portatil, pero no es algo que me haya echado para atrás. Es una experiencia bonita poder ver como esa familia se apoyan entre ellos ante la adversidad, como pasan tiempo entre ellos porque, incluso en los tiempos más aciagos siempre podemos dedicarle pequeños momentos a aquellos que nos quieren y nos rodean.

 

 

2º – Sekiro: Shadows Die Twice

 

 

 

“Esta es mi senda del ninja”-Luffy,antes de heredar el One for All.

 

Sekiro, menuda sorpresa que este en este top. La cuestión es porque no está en el Goty y se encuentra en segunda posición. Lo más sorprendente es que se encuentre en esta lista. Como habréis comprobado, tengo un afán enfermizo por todo aquello que sea indie, más concretamente metroidvania y rogue-like. No soy muy fan del producto triple AAA, pero hay que admitir que si estos provienen de gente como Hideo Kojima o, como es en este caso, de Hidetaka Miyazaki hay que darles por lo menos un tiento.

 

No soy un fan alocado de los Souls. Admito que son juegos que han marcado un antes y un después en este mundillo y su narrativa me fascina al ser tan escueta consiguiendo hilar de una manera tan fina pero nunca me han llegado a atrapar. Hasta que llego Sekiro.
Me acuerdo que quede con Fernando y nos tiramos toda la noche jugando sin parar hasta el día siguiente para luego, tras unas breves horas de descanso, continuar un rato más.

 

 

Es cierto que no tiene el gran diseño de nivel que podíamos observar en sus predecesores pero la ambientación de estos es más que sublime. La estética nipona le sienta de fabula y es inmersiva a más no poder. Pero donde de verdad brilla Sekiro es en su combate, un combate que dista bastante de parecerse a los que nos teníamos en los anteriores Souls. Para empezar, podemos saltar y esto es de vital importancia. Da una profundidad al combate como antes no habíamos visto. Lo más cercano a esto había sido el desenfreno que se alcanzaba en los enfrentamientos en Bloodborne. La locura que se alcanzaba en los intercambios de golpes que se producían en Yharnam han sido sustituidos por una sutil danza, una danza en la que si paras puedes darte por muerto. Y es algo que se hace notar desde los primeros compases, esto no es un combate lento donde tienes que aprovechar el mínimo resquicio. Aquí debes moverte , utilizar todo aquello que este en tú mano. No eres el más fuerte del lugar pero si quieres salir con vida debes jugar sucio. Por eso eres un shinobi, eso es lo que te enseño el Búho, no se trata de ser el más fuerte sino el más listo, y el más listo juega sucio para poder sobrevivir. Y si el ritmo del combate no te permite encontrar una apertura en la defensa del rival, solo tienes que crearla. De ahí que el parry y el bloque adquieran una nueva profundidad. Se trata de desgastar al enemigo antes de que el te destroce a ti, y para ello vas a usar todo lo que tengas a mano. Esto se ve bien reflejado cuando te enfrentas contra enemigos humanos, uno contra uno. Cuando verdaderamente notas que estas en un duelo y puedes disfrutar del combate, de ver hasta donde eres capaz de seguir el ritmo que te marca el juego o si lo haces al mismo tuyo.

 

Pero ah amigo, la cosa cambia cuando hay varios enemigos. Aquí no hay honor que valga, y si tienes que ir asesinando uno a uno lo vas a hacer. Los vas a cegar o utilizar el gancho de tu brazo para ganar posición táctica. Ellos te superan en número y tú solo eres uno. El problema que tiene Sekiro es cuando te enfrentas a enemigos más grandes que tú. Sin meterme en spoilers, en algunos funciona de una forma increíble, forzándote a usar la altura que te da el gancho y el salto con cabeza para restarle ventaja al enemigo. Pero en otros, ese combate , que es sin duda alguna lo mejor del juego, queda empantanado por el diseño de los enemigos.

 

 

Sekiro tiene fallos, pero es sin duda el Souls con el que más he disfrutado. Tengo ganas de volver y portar el manto del Lobo de un solo brazo, de sentir la presión del duelo inminente a la espera de que el adversario se descuide.

 

 

Concretamente, el anime Kimetsu no Yaiba me ha recordado de cierta manera a Sekiro. Es cierto que los protagonistas tienen algún tipo de habilidad, característico de todo shonen, pero siempre están en desventaja. Todos los malos son más fuertes que tú y , siempre que ganan, ganan por los pelos y al borde de la muerte. Más que satisfacción por la victoria es alivio, alivio de haber podido derrotar a aquello que te supera. De tal manera, me sucedía con Sekiro en la primera vuelta y con el final shura.

 

 

Es un grandioso juego y , sinceramente, me alegra mucho que se haya llevado el Goty este año. La luna se alza y el señor se encuentra desaparecido ¿qué harás lobo solitario?

 

 

1º – Disco Elysium

 

 

Y aquí está el que para mí es el Goty de este año. Pero no solo nos encontramos con el que puede ser el mejor juego del año, sino con una monstruosidad en lo referente a los juegos de rol. Fácilmente, puede ser de los mejores juegos de rol que se han hecho en la década. Y si sois fans del buen rol, escuchadme…DEBÉIS JUGARLO. Es cierto que no está traducido y que tiene un montón de texto, tanto texto que vais a leer más de lo que quería Bethesda que hicieseis con los libros de Skyrim. Pero es una escritura fina, suave, que te atrapa y no te suelta. Todo comienza con la historia de un asesinato y de un poli borracho y drogadicto. Pero no es la historia de un policía, es la historia de una ciudad y de tú papel en ella. Tú no eres importante, pero oye, tienes una función y vas a marcar el ritmo, aunque eso es lo que te crees tú. La ciudad es la que marca los vaivenes a los que tú como personaje estas condicionado. Todo personaje con el que te encuentras tiene sus problemas y su vida, tú no pintas nada en ella salvo que formas parte de la maquinaría de control que rige a la ciudad.

 

Cuando dicen que es un Rpg de detectives y que puedes ser cualquier tipo de detective, es una verdad como un templo. ¿Quieres ser del tipo que actúa antes y piensa después? Pues para eso tienes puños, usalos. Pero claro, aquí cada decisión no solo marca como te va a ver la gente, incluidos tus compañeros porque como todo buen juego de detectives tienes compañeros, sino como te ves a ti mismo. Ahí esta el meollo de la cuestión, las conversaciones que tienes contigo mismo. En el juego te despiertas con una amnesia de tal grado que no te acuerdas de ni de como eres. Es tú decisión como vas a ver el mundo, como el mundo te a ver a ti y como te ves tú en el mismo. Y para eso hablas con las voces de tu cabeza. Si amigues míos, hablas con múltiples voces que hay en tu cabeza y cada una representa un rasgo límite que conforma tú personalidad. Dependiendo de los stats con los que comiences, se determinaran que rasgos son aquellos que marcan tú personalidad, y lo que con más frecuencia salten a la hora de resolver los problemas que nos vayan surgiendo.

 

Las excusa de tener una amnesia de caballo viene que ni pintado para que nos podamos ir enterando de la historia de la situación y del papel que tiene la policía en todo esto, que no es poco importante. Tampoco es algo en lo que me vaya a meter porque desde el primer momento es materia de spoiler. Solo decir que es algo bastante coherente e increíblemente bien escrito, material para cualquier novela de sci-fi distópica best-seller.

 

 

Por lo que Disco Elysium es tan bueno es debido a que es una genialidad narrativa, pero a unas cotas que pocas veces se han visto. No solo porque el contexto, la historia que te rodea, es increíblemente interesante sino porque el desarrollo de tu personaje está montado de tal manera de que ninguno tenga una partida única y nunca pareja con la de otro jugador. Ya en el principio del juego puedes aceptar la misión e conseguir un cigarrillo o no. Si aceptas, se te desbloquea una misión pero no implica que la tengas que hacer, puedes obviarla. Siempre que tengas la oportunidad de poder fumarte un piti, una parte de tú conciencia te dirá que te vendría genial, adelante, y queda en tú mano resistirte o caer en la tentación. Por tanto, ya con esta primera misión, tenemos cuatro decisiones: dos al comienzo que determinan si obtienes la misión y dos constantes.

 

 

Al final, Disco Elysium se basa en ser una experiencia única que se centra en tú como persona, en que tipo de decisiones tomarías. En mi caso, como no podría ser de otra forma, soy un policía ético, cosa poco buena en Disco, y que pide constantemente perdón por aquellos problemas que haya ocasionado. ¿Y tú?¿Qué clase de detective eres?

 

//

 

Menciones especiales: Dicey Dungeons, Hades, Yuppie psycho, Deltarune por haber salido el año pasado y este en switch y Blasphemous. 

 

——————————————————————-   @CalistoGenuino  ——————————————————————

 

 

 

5º – Untitled Goose Game

 

 

Nunca imaginé que me iba a reír a carcajadas jugando a un videojuego de 3 botones. No sé qué decir sobre un juego que va de una oca haciendo putadas porque no tiene más, pero es una maravilla imprescindible. Lo incluyo en esta lista porque en un año donde los avances tecnológicos y lo sesudo han estado por todo lo alto, este ha entrado por la puerta de atrás para recordar lo genial de la simpleza. Artísticamente es una preciosidad minimalista tanto en el apartado gráfico como en sus animaciones, presentando un resultado más que agradable en todos los aspectos. House House ha conseguido que sea muy divertido y satisfactorio manejar y sentirse como un ganso malévolo, cosa que ya te gana y te mete dentro de esto desde el minuto 0. El diseño de niveles funciona a la perfección, incluyendo decenas de objetos diferentes con comportamientos diferentes y su respectiva conexión entre los habitantes de cada nivel. Es una pena que solo dure un par de horas (pese a tener bastantes cosas adicionales) pero merece mucho la pena incluyendo el precio, convirtiéndose en un título que revisitar de vez en cuando.

 

 

4º – Devil May Cry 5

 

 

El videojuego con mejor gameplay del año y el mejor para pasárselo pipa. Lo empecé de salida tras una maratón de todos los Devil May Cry y a los 5 minutos ya tenía una sonrisa de oreja a oreja. Capcom ha rescatado lo mejor de los clásicos y las ha mezclado con las maravillas que aportó del infravalorado DmC. A día de hoy no he visto unos gráficos faciales como este con la magia que nos está dando RE Engine, manteniendo la vistosidad de los niveles y personajes pese a ser un festival de sangre y explosiones. En buen rollo que destila el título se sale de la pantalla y lo considero un boost a toda la saga en forma de carta de amor para los fans. Era difícil que una quinta entrega se convierta en la mejor de todas (que no mi favorita). El único problema que tiene y que pesa es la poca variedad de localizaciones, ya que al comienzo de la historia pasamos por 3 o 4 sitios bastante pintorescos y diferentes que terminan convirtiéndose en una repetición de “mazmorras de carne” hasta el final. La variedad de combos, armas y upgrades son para volverse majara, y los personajes jugables están a cada cual mejor (menuda sorpresa ha sido V), por lo que el conjunto funciona a la perfección y más si incluimos el Palacio Sangriento como modo arcade infinito. El DLC de los “detrás de las cámaras” durante las cinemáticas es lo mejor que le ha pasado a los videojuegos este año y ya por eso merece estar en este top.

 

 

3º – Death Stranding

 

 

Nadie puede negar que Kojima es un genio y lo ha vuelto a hacer, y con ello me llevo una de las mejores y a la vez frustrantes experiencias que he tenido en un videojuego en los últimos 10 años, con un sabor al terminar que no tenía desde Metal Gear Solid 4. Si esta increíble historia no estuviera plagada de repeticiones constantes, consejos multiplicados por tres, la lentitud porque si y secundarias hasta la saciedad hubiera escalado hasta un par de puestos en la lista. El reparto es un escándalo y la banda sonora es espectacular (no me imagino a nadie no siendo fan de Low Roar tras medio juego). Los guiños a la cultura popular, videojuegos, películas y música son de mis guindas favoritas de DS, incluyendo cameos turbo-locos de directores, actores, presentadores tanto de manera secundaria como en dos de los protagonistas del título. El sense of wonder va desde la primera vez que ves el cielo hasta la última, y es algo de admirar teniendo un mapa sin nada aparentemente espectacular, lo cual se lo adjudico a la sensación de peligro y desolación que traslada este mundo al jugador para su posterior maraville al pisar por primera vez cada zona. Los momentos de paz son mi cosa favorita, tanto la base como las fases más contemplativas tanto a solas como con BB, rozando esos tiempos muertos que tan bien hace Naughty Dog. El control, pese a ser bastante extraño y tosco, funciona a la perfección, cansando al jugador a la par que nuestro personaje. Nunca pediría algo así a ninguna obra, pero me ha sobrado casi medio videojuego, ya que la historia y la “libre” van de la mano hasta el cierto punto de juego para terminar convirtiéndose en 2 cosas separadas. Mi mayor pena es lo mucho que se diluye la historia entre secundarias y repeticiones, empañando algo excelente en construir carreteras y llevar cargas a desconocidos. Es un videojuego excelente y la historia ha sido lo mejor que he visto este año, pero queda bastante lejos de esa Magnus Opus de la que se está hablando. Esto que escribo parece que es para darle caña al título, pero lo digo así porque a pesar de que lo considero una maravilla (no sabía si ponerlo el 2º o el 3º), todas las virtudes se han leído ya o se van a leer en estos GOTY. Te quiero Kojima.

 

 

2º – Star Wars: Jedi Fallen Order

 

 

Un copia pega de Uncharted, Sekiro y Metroid con algunos fallos técnicos y algunos enredos de más, sí, pero que copia pega más bueno. Ojalá esto sea el renacimiento en condiciones de los videojuegos de Star Wars (sin contar Battlefront 2 que es el mejor juego que se ha hecho hasta día de hoy en el mundo de los videojuegos en general como nota informativa), ya que la experiencia de haber completado esta campaña no la tenía desde el Jedi Academy. La historia, rozando el nivel de Clone Wars y Rebels, está repleta de regalitos del Universo Expandido y los personajes que nos llevan de la mano podrían encajar perfectamente en un spin-of como fueron Rogue One y Solo, por lo que es más que efectiva. Poca broma con la banda sonora, Barton y Haab poco tienen que envidiar al trabajo de Giaccino o Powell en las historias de Star Wars, teniendo su propia personalidad y solamente rozando de forma puntual los temas clásicos. Al menos en su versión de PC no he tenido ningún problema desde el primer día, pudiendo tener un gameplay fluido y sin más bugs que algún que otro tirón en Dathomir. ¿Podría haber sido mejor? Pues seguramente, pero me parece un excelente punto de partida desde donde volver a recuperar esta clase de juegos en la saga galáctica.

 

 

1º – CONTROL

 

 

Siempre es motivo de celebración ver Remedy en un videojuego, y parece ser que este año han conseguido sacar su mejor obra hasta la fecha desde Max Payne en lo que a guión, dirección y puesta en escena se refiere. Si por algo me ha cautivado este videojuego ha sido por su narrativa, rozando muchas veces a Lynch y con una cantidad ingente de referencias en oblicuo al cine y otras obras de Remedy (esto se va a materializar de forma explícita en forma de DLC próximamente) El sistema de combate y gameplay en general es de lo más divertido de este año, salvando la falta del mismo en el anterior juego del estudio: Quantum Break. Hay habilidades, combinaciones de armas y momentos de acción generados de forma aleatoria por un tubo, cosa que se agradece en un “metroidvania” como este. Todos los actores involucrados en esta obra derrochan carisma y personalidad, ya sea directamente insertados en el cómo por medio del doblaje (escuchar a James MaxPayne McCaffrey de nuevo es una maravilla). No voy a destripar la historia o momentos del juego en este repaso a los GOTY, pero en los ¾ de la historia de Control se encuentra uno de mis niveles favoritos de la historia de los videojuegos a partir de ahora, quien lo haya jugado sabrá a cual me refiero. La banda sonora original no tiene mucho que destacar pese a su buen funcionamiento, cosa que se solventa con un buen repertorio de canciones de grupos que ya se han podido escuchar en títulos de Remedy desde Alan Wake. Tras el bache del estudio con QB y siendo un título que ha sonado por los círculos menos de lo que debería, considero que Control es la propuesta más valiente de este top a pesar de tener un doblaje al castellano francamente deficiente. Es lo más parecido a volver a la época en la que Valve molaba.

 

//

 

Menciones especiales: Sayonara Wild Hearts y Disco Elysium

 

——————————————————————-   @RunKenobi  ——————————————————————